Quantcast
4S Ranch Allied Gardens Alpine Baja Balboa Park Bankers Hill Barrio Logan Bay Ho Bay Park Black Mountain Ranch Blossom Valley Bonita Bonsall Borrego Springs Boulevard Campo Cardiff-by-the-Sea Carlsbad Carmel Mountain Carmel Valley Chollas View Chula Vista City College City Heights Clairemont College Area Coronado CSU San Marcos Cuyamaca College Del Cerro Del Mar Descanso Downtown San Diego Eastlake East Village El Cajon Emerald Hills Encanto Encinitas Escondido Fallbrook Fletcher Hills Golden Hill Grant Hill Grantville Grossmont College Guatay Harbor Island Hillcrest Imperial Beach Imperial Valley Jacumba Jamacha-Lomita Jamul Julian Kearny Mesa Kensington La Jolla Lakeside La Mesa Lemon Grove Leucadia Liberty Station Lincoln Acres Lincoln Park Linda Vista Little Italy Logan Heights Mesa College Midway District MiraCosta College Miramar Miramar College Mira Mesa Mission Beach Mission Hills Mission Valley Mountain View Mount Hope Mount Laguna National City Nestor Normal Heights North Park Oak Park Ocean Beach Oceanside Old Town Otay Mesa Pacific Beach Pala Palomar College Palomar Mountain Paradise Hills Pauma Valley Pine Valley Point Loma Point Loma Nazarene Potrero Poway Rainbow Ramona Rancho Bernardo Rancho Penasquitos Rancho San Diego Rancho Santa Fe Rolando San Carlos San Marcos San Onofre Santa Ysabel Santee San Ysidro Scripps Ranch SDSU Serra Mesa Shelltown Shelter Island Sherman Heights Skyline Solana Beach Sorrento Valley Southcrest South Park Southwestern College Spring Valley Stockton Talmadge Temecula Tierrasanta Tijuana UCSD University City University Heights USD Valencia Park Valley Center Vista Warner Springs

Intenso año para la feria del libro de Tijuana

El corazoncito rojo de la ciudad

El corazoncito rojo de la ciudad

Puede llegar a sorprender si se recuerda que la actual Feria del Libro de Tijuana se debe indirectamente a la Guerra Civil Española.

Como muchas cosas en Tijuana, todo comenzó con un migrante en busca de una oportunidad. Después de vivir en Francia, República Dominicana, Cuba, y la Ciudad de México, Alfonso López Camacho llegó a Tijuana para escapar del régimen de Franco en España. Trabajó como contador para una empresa de vinos y luego tuvo una transición a una variedad de actividades antes de abrir la “Librería El Día”, en la calle Sexta en 1963.

La librería rápidamente se convirtió en el pequeño corazón rojo de Tijuana, ofreciendo libros políticos de izquierda provenientes de China, Cuba, y de toda América Latina. En 1968, su hijo, Alfonso López Camacho Jr. (Don Alfonso, como es ampliamente conocido en Tijuana), actual propietario de la Librería, convenció a su padre de que era necesario diversificar la selección de libros y modernizar el local.

Don Alfonso también quería atraer a todos esos lectores potenciales que no se atrevían a entrar a la Librería, así que en 1980, en conjunto con otros libreros de Tijuana organizó la primera feria del libro de la ciudad, que desde entonces ha tenido 32 ediciones.

Desde esa primera feria, la población de Tijuana creció de 150,000 a 2 millones de ciudadanos y la feria del libro cambió con la ciudad.

La feria tuvo lugar en diversos lugares de Tijuana. Se llevó a cabo en la calle, en lugares públicos, en el estacionamiento de un centro comercial y finalmente, en el Centro Cultural Tijuana.

En la última década, la feria del libro se convirtió en uno de los eventos culturales más importantes de Tijuana. Vladimir López Ontiveros, hijo de Don Alfonso, dice: "El propósito de la Feria del Libro de Tijuana es principalmente colocar el libro al alcance de la mano del lector y tener una fiesta de calle, una celebración popular para promover la lectura en la ciudad y para despertar el amor por los libros. Queremos crear nuevos lectores y despertar a los que están latentes".

Con el tiempo, muchos escritores locales, nacionales e internacionales han presentado sus libros en una feria que reúne a todos los libreros de la ciudad y alrededor de 100 casas editoriales comerciales de México, España y Argentina, entre un menor número de editores independientes y gubernamentales.

Suspenso y muerte en la feria

La producción de la feria nunca ha estado libre de estrés y tensiones, pero este año el drama fue aún más intenso. Hubo incluso una muerte.

Tradicionalmente, la asociación de libreros y el Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC) han sido los organizadores de la feria. El IMAC es dirigido actualmente por Jesús Flores Campbell, sobrino de uno de los escritores más respetados de Tijuana: Federico Campbell. Este año Federico fue nombrado presidente honorario de la feria por su sobrino. Sin embargo el escritor no pudo presidir la feria porque murió inesperadamente el 15 de febrero por complicaciones del virus AH1N1. Flores Campbell también cayó enfermo, pero afortunadamente pudo recuperarse. Durante estos acontecimientos surgieron muchas preguntas con respecto a la feria.

El periodista cultural y activista Jaime Cháidez mencionó que el principal problema de la Feria del Libro de Tijuana es que a diferencia de otras ferias del libro en México, el comité organizador cambia cada tres años con la elección del nuevo alcalde. Según Cháidez, este mecanismo puede traer todo tipo de problemas, desde falta de experiencia y nepotismo hasta la aplicación de las ideas poco prácticas: "La feria del libro tiene un defecto: está organizada por el gobierno y cada tres años hay un nuevo alcalde y cada tres años hay un nuevo modo de pensar. Cada tres años estamos rezando para saber si el nuevo director de la cultura es un amigo del alcalde o si es en realidad un intelectual... nunca se sabe. Este problema ha afectado gravemente la feria del libro. Por lo tanto, nos propusimos crear un comité literario que ayude y acompañe la organización de la feria del libro, pero este año el nuevo gobierno ignoró el comité literario y ha habido una gran cantidad de tensiones y problemas".

Este año incluso el programa se retrasó. Una semana antes de la inauguración, el sitio web de la Feria del Libro tenía sólo enlaces muertos y no había un programa definitivo publicado en ningún lugar. Cuando se le preguntó acerca de esta cuestión, Flores Campbell mencionó que su tío había estado organizando el programa y había invitado a escritores de su propia categoría pero por respeto cuando él murió, el IMAC decidió no nombrar a un nuevo presidente de la feria. Tras la muerte de Federico Campbell no todos los escritores invitados confirmaron su participación. Flores Campbell afirmó que esta es la razón principal por la que hubo tanta incertidumbre.

El retraso del programa es problemático cuando hay conciertos y al menos 200 presentaciones de libros. Se espera la visita de escritores como Élmer Mendoza, Cristina Rivera-Garza, Guillermo Fadanelli, y Xavier Velasco.

Soñar no cuesta nada

El Centro Cultural Tijuana (Cecut) colaboró con la feria del libro de este año. Su parte del programa estuvo a tiempo. El director del Cecut, Pedro Ochoa Palacio aseveró que tienen confirmadas 20 presentaciones de libros, el concierto de Eugenia León el 31 de mayo, el espectáculo Luz Boreal, el 7 de junio, y el concierto de clausura por Nortec el 8 de junio.

Ochoa Palacio considera que la feria es un buen escaparate para el libro como objeto cultural. En cuanto a la importancia de la feria en la región Tijuana-San Diego, en su opinión, existe un interés generalizado en la literatura mexicana por parte de organizaciones, universidades e intelectuales en San Diego y este evento es una gran oportunidad para que puedan encontrar una gran diversidad de la literatura, incluyendo libros raros.

Sobre el futuro de la feria, Ochoa Palacio espera que los esfuerzos progresen y que la feria alcance a satisfacer el creciente interés en la cultura de Tijuana: "Los lectores son muy exigentes, y cada vez quieren tener mejores autores. Esta es una feria del libro centrada en el lector ".

Tijuana ya es considerada uno de los lugares más culturalmente activos y una de las ciudades más innovadoras en México, sin embargo a pesar de que la feria del libro recibe alrededor de 100, 000 visitantes y de que este año contó con un presupuesto de alrededor de 500,000 dólares, no puede competir con el impacto que tienen otras ferias del libro mexicanas.

El escritor Daniel Salinas Basave tiene una opinión muy firme: "La Feria del Libro de Tijuana es más antigua que la de Guadalajara, que la de Monterrey y sigue siendo una feria doméstica. Podría ser una feria binacional, un punto de referencia bicultural, pero es una feria que no crece y no siempre por falta de dinero ".

Según Salinas, el problema radica en la falta de creatividad. En su opinión, la feria debe extenderse y debe realizar eventos alternativos fuera de la sede principal, con escritores clave, bloggers y editores de revistas. Para Salinas, la manera de fortalecer la feria es tener una patronato autónomo que no dependa directamente de la elección local o del director de cultura designado.

"Estoy convencido de que la Feria del Libro de Tijuana merece trascender y ascender a otro nivel", dice Salinas.

Esta semana el trabajo de Lorena Mancilla fue publicado en un libro bilingüe por el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), en colaboración con La Línea, un colectiv.

Here's something you might be interested in.
Submit a free classified
or view all

Previous article

Music follows nature – the Moldau, Central Asia's steppes, the Alps, the Appian Way , cliffs of Cornwall

We find Siegfried resting under a linden tree
Next Article

Luna Bay Booch's San Diego origin story

Woman owned hard kombucha brand brewed elsewhere, now sold locally

El corazoncito rojo de la ciudad

Puede llegar a sorprender si se recuerda que la actual Feria del Libro de Tijuana se debe indirectamente a la Guerra Civil Española.

Como muchas cosas en Tijuana, todo comenzó con un migrante en busca de una oportunidad. Después de vivir en Francia, República Dominicana, Cuba, y la Ciudad de México, Alfonso López Camacho llegó a Tijuana para escapar del régimen de Franco en España. Trabajó como contador para una empresa de vinos y luego tuvo una transición a una variedad de actividades antes de abrir la “Librería El Día”, en la calle Sexta en 1963.

La librería rápidamente se convirtió en el pequeño corazón rojo de Tijuana, ofreciendo libros políticos de izquierda provenientes de China, Cuba, y de toda América Latina. En 1968, su hijo, Alfonso López Camacho Jr. (Don Alfonso, como es ampliamente conocido en Tijuana), actual propietario de la Librería, convenció a su padre de que era necesario diversificar la selección de libros y modernizar el local.

Don Alfonso también quería atraer a todos esos lectores potenciales que no se atrevían a entrar a la Librería, así que en 1980, en conjunto con otros libreros de Tijuana organizó la primera feria del libro de la ciudad, que desde entonces ha tenido 32 ediciones.

Desde esa primera feria, la población de Tijuana creció de 150,000 a 2 millones de ciudadanos y la feria del libro cambió con la ciudad.

La feria tuvo lugar en diversos lugares de Tijuana. Se llevó a cabo en la calle, en lugares públicos, en el estacionamiento de un centro comercial y finalmente, en el Centro Cultural Tijuana.

En la última década, la feria del libro se convirtió en uno de los eventos culturales más importantes de Tijuana. Vladimir López Ontiveros, hijo de Don Alfonso, dice: "El propósito de la Feria del Libro de Tijuana es principalmente colocar el libro al alcance de la mano del lector y tener una fiesta de calle, una celebración popular para promover la lectura en la ciudad y para despertar el amor por los libros. Queremos crear nuevos lectores y despertar a los que están latentes".

Con el tiempo, muchos escritores locales, nacionales e internacionales han presentado sus libros en una feria que reúne a todos los libreros de la ciudad y alrededor de 100 casas editoriales comerciales de México, España y Argentina, entre un menor número de editores independientes y gubernamentales.

Suspenso y muerte en la feria

La producción de la feria nunca ha estado libre de estrés y tensiones, pero este año el drama fue aún más intenso. Hubo incluso una muerte.

Tradicionalmente, la asociación de libreros y el Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC) han sido los organizadores de la feria. El IMAC es dirigido actualmente por Jesús Flores Campbell, sobrino de uno de los escritores más respetados de Tijuana: Federico Campbell. Este año Federico fue nombrado presidente honorario de la feria por su sobrino. Sin embargo el escritor no pudo presidir la feria porque murió inesperadamente el 15 de febrero por complicaciones del virus AH1N1. Flores Campbell también cayó enfermo, pero afortunadamente pudo recuperarse. Durante estos acontecimientos surgieron muchas preguntas con respecto a la feria.

El periodista cultural y activista Jaime Cháidez mencionó que el principal problema de la Feria del Libro de Tijuana es que a diferencia de otras ferias del libro en México, el comité organizador cambia cada tres años con la elección del nuevo alcalde. Según Cháidez, este mecanismo puede traer todo tipo de problemas, desde falta de experiencia y nepotismo hasta la aplicación de las ideas poco prácticas: "La feria del libro tiene un defecto: está organizada por el gobierno y cada tres años hay un nuevo alcalde y cada tres años hay un nuevo modo de pensar. Cada tres años estamos rezando para saber si el nuevo director de la cultura es un amigo del alcalde o si es en realidad un intelectual... nunca se sabe. Este problema ha afectado gravemente la feria del libro. Por lo tanto, nos propusimos crear un comité literario que ayude y acompañe la organización de la feria del libro, pero este año el nuevo gobierno ignoró el comité literario y ha habido una gran cantidad de tensiones y problemas".

Este año incluso el programa se retrasó. Una semana antes de la inauguración, el sitio web de la Feria del Libro tenía sólo enlaces muertos y no había un programa definitivo publicado en ningún lugar. Cuando se le preguntó acerca de esta cuestión, Flores Campbell mencionó que su tío había estado organizando el programa y había invitado a escritores de su propia categoría pero por respeto cuando él murió, el IMAC decidió no nombrar a un nuevo presidente de la feria. Tras la muerte de Federico Campbell no todos los escritores invitados confirmaron su participación. Flores Campbell afirmó que esta es la razón principal por la que hubo tanta incertidumbre.

El retraso del programa es problemático cuando hay conciertos y al menos 200 presentaciones de libros. Se espera la visita de escritores como Élmer Mendoza, Cristina Rivera-Garza, Guillermo Fadanelli, y Xavier Velasco.

Soñar no cuesta nada

El Centro Cultural Tijuana (Cecut) colaboró con la feria del libro de este año. Su parte del programa estuvo a tiempo. El director del Cecut, Pedro Ochoa Palacio aseveró que tienen confirmadas 20 presentaciones de libros, el concierto de Eugenia León el 31 de mayo, el espectáculo Luz Boreal, el 7 de junio, y el concierto de clausura por Nortec el 8 de junio.

Ochoa Palacio considera que la feria es un buen escaparate para el libro como objeto cultural. En cuanto a la importancia de la feria en la región Tijuana-San Diego, en su opinión, existe un interés generalizado en la literatura mexicana por parte de organizaciones, universidades e intelectuales en San Diego y este evento es una gran oportunidad para que puedan encontrar una gran diversidad de la literatura, incluyendo libros raros.

Sobre el futuro de la feria, Ochoa Palacio espera que los esfuerzos progresen y que la feria alcance a satisfacer el creciente interés en la cultura de Tijuana: "Los lectores son muy exigentes, y cada vez quieren tener mejores autores. Esta es una feria del libro centrada en el lector ".

Tijuana ya es considerada uno de los lugares más culturalmente activos y una de las ciudades más innovadoras en México, sin embargo a pesar de que la feria del libro recibe alrededor de 100, 000 visitantes y de que este año contó con un presupuesto de alrededor de 500,000 dólares, no puede competir con el impacto que tienen otras ferias del libro mexicanas.

El escritor Daniel Salinas Basave tiene una opinión muy firme: "La Feria del Libro de Tijuana es más antigua que la de Guadalajara, que la de Monterrey y sigue siendo una feria doméstica. Podría ser una feria binacional, un punto de referencia bicultural, pero es una feria que no crece y no siempre por falta de dinero ".

Según Salinas, el problema radica en la falta de creatividad. En su opinión, la feria debe extenderse y debe realizar eventos alternativos fuera de la sede principal, con escritores clave, bloggers y editores de revistas. Para Salinas, la manera de fortalecer la feria es tener una patronato autónomo que no dependa directamente de la elección local o del director de cultura designado.

"Estoy convencido de que la Feria del Libro de Tijuana merece trascender y ascender a otro nivel", dice Salinas.

Esta semana el trabajo de Lorena Mancilla fue publicado en un libro bilingüe por el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), en colaboración con La Línea, un colectiv.

Sponsored
Here's something you might be interested in.
Submit a free classified
or view all
Previous article

The unsinkable Linda Broyles

“I mean, when they said I couldn’t go home, I could see Coronado!”
Next Article

Unexpected views from some San Diego African Americans

"I don't care if you're black or white"
Comments
0

Be the first to leave a comment.

Sign in to comment

Sign in

Art Reviews — W.S. Di Piero's eye on exhibits Ask a Hipster — Advice you didn't know you needed Best Buys — San Diego shopping Big Screen — Movie commentary Blurt — Music's inside track Booze News — San Diego spirits City Lights — News and politics Classical Music — Immortal beauty Classifieds — Free and easy Cover Stories — Front-page features Excerpts — Literary and spiritual excerpts Famous Former Neighbors — Next-door celebs Feast! — Food & drink reviews Feature Stories — Local news & stories From the Archives — Spotlight on the past Golden Dreams — Talk of the town Here's the Deal — Chad Deal's watering holes Just Announced — The scoop on shows Letters — Our inbox [email protected] — Local movie buffs share favorites Movie Reviews — Our critics' picks and pans Musician Interviews — Up close with local artists Neighborhood News from Stringers — Hyperlocal news News Ticker — News & politics Obermeyer — San Diego politics illustrated Of Note — Concert picks Out & About — What's Happening Overheard in San Diego — Eavesdropping illustrated Poetry — The old and the new Pour Over — Grab a cup Reader Travel — Travel section built by travelers Reading — The hunt for intellectuals Roam-O-Rama — SoCal's best hiking/biking trails San Diego Beer News — Inside San Diego suds SD on the QT — Almost factual news Set 'em Up Joe — Bartenders' drink recipes Sheep and Goats — Places of worship Special Issues — The best of Sports — Athletics without gush Street Style — San Diego streets have style Suit Up — Fashion tips for dudes Theater Reviews — Local productions Theater antireviews — Narrow your search Tin Fork — Silver spoon alternative Under the Radar — Matt Potter's undercover work Unforgettable — Long-ago San Diego Unreal Estate — San Diego's priciest pads Waterfront — All things ocean Your Week — Daily event picks
4S Ranch Allied Gardens Alpine Baja Balboa Park Bankers Hill Barrio Logan Bay Ho Bay Park Black Mountain Ranch Blossom Valley Bonita Bonsall Borrego Springs Boulevard Campo Cardiff-by-the-Sea Carlsbad Carmel Mountain Carmel Valley Chollas View Chula Vista City College City Heights Clairemont College Area Coronado CSU San Marcos Cuyamaca College Del Cerro Del Mar Descanso Downtown San Diego Eastlake East Village El Cajon Emerald Hills Encanto Encinitas Escondido Fallbrook Fletcher Hills Golden Hill Grant Hill Grantville Grossmont College Guatay Harbor Island Hillcrest Imperial Beach Imperial Valley Jacumba Jamacha-Lomita Jamul Julian Kearny Mesa Kensington La Jolla Lakeside La Mesa Lemon Grove Leucadia Liberty Station Lincoln Acres Lincoln Park Linda Vista Little Italy Logan Heights Mesa College Midway District MiraCosta College Miramar Miramar College Mira Mesa Mission Beach Mission Hills Mission Valley Mountain View Mount Hope Mount Laguna National City Nestor Normal Heights North Park Oak Park Ocean Beach Oceanside Old Town Otay Mesa Pacific Beach Pala Palomar College Palomar Mountain Paradise Hills Pauma Valley Pine Valley Point Loma Point Loma Nazarene Potrero Poway Rainbow Ramona Rancho Bernardo Rancho Penasquitos Rancho San Diego Rancho Santa Fe Rolando San Carlos San Marcos San Onofre Santa Ysabel Santee San Ysidro Scripps Ranch SDSU Serra Mesa Shelltown Shelter Island Sherman Heights Skyline Solana Beach Sorrento Valley Southcrest South Park Southwestern College Spring Valley Stockton Talmadge Temecula Tierrasanta Tijuana UCSD University City University Heights USD Valencia Park Valley Center Vista Warner Springs
Close