• Story alerts
  • Letter to Editor
  • Pin it

El 2012 marcará un hito en la construcción de la democracia en México. Antes de la irrupción de los estudiantes en la arena política, la elección presidencial era gris y aburrida. Era simplemente la misma enloquecedora y triste historia con su propia dosis de intriga, asesinatos en masa, maletas llenas de dinero, pobreza desenfrenada y guerra política tras bambalinas.

Gracias al movimiento civil, los ciudadanos observaron cuidadosamente la elección y encontraron un gran número de irregularidades. El PRI volvió a su tradición de prácticas fraudulentas. Antes de la elección dos millones de boletas duplicadas se encontraron en Oaxaca. Muchos ciudadanos de escasos recursos recibieron pagos en comida, efectivo y crédito de tiendas a cambio de votar por el PRI (se utilizó la tecnología para comprobar el voto: los electores debían tomar una foto de celular de su boleta y mostrarla para poder recibir su pago). Hubo casillas en las que el 110% de la población votó. Los muertos votaron. En estados gobernados por el PRI, se prometió a los ciudadanos la condonación de multas e impuestos si votaban por el PRI. Agentes del PRI ofrecían dinero a los ciudadanos a cambio de su credencial de elector. Hubo lugares en que se votó por el PRI bajo amenazas. En el Programa de Resultados Electorales Preeliminares (PREP) los votos de López Obrador simplemente desaparecían o se reportaban como “ilegibles”, pero los votos para el resto de los partidos permanecían sin cambios. Hubo robo de urnas electorales llenas de votos.

La noche de la elección Peña Nieto fue declarado ganador con tan solo 5 % de los votos computados. El resto de los candidatos lo declararon ganador, incluso Calderón lo declaró ganador. Andrés Manuel López Obrador se reservó sus comentarios sobre los resultados preeliminares. El público mexicano estaba en shock: mientras que las noticias internacionales declaraban la elección como un “too close to call”, en las noticias mexicanas Peña Nieto era declarado el ganador absoluto.

Lo más grave de estas elecciones es que el PRI se valió de la extrema pobreza de los más desprotegidos ciudadanos mexicanos para alcanzar el triunfo. La historia nos ha demostrado que el PRI sólo produce un mayor número de ciudadanos sumidos en la desinformación y la pobreza que venden su voto para obtener los regalos más insignificantes a cambio de su lealtad. Es un ciclo sin fin que sólo puede romperse con información, educación y una labor extenuante.

You can also read this story in English.

  • Story alerts
  • Letter to Editor
  • Pin it

More from SDReader

More from the web

Comments

Sign in to comment